Listado de todas las FAQ

R/ El parágrafo 3 de la Ley 1111 de 2006, que adicionó el artículo 127 -1 del Estatuto Tributario, señala que únicamente los locatarios que pre­senten a 31 de diciembre del año inmediatamente anterior al gravable, activos totales hasta por el límite definido para la mediana empresa en el artículo 2 de la Ley 905 de 2004 (hasta 610.000 UVT), podrán tratar un contrato de leasing financiero como si fuera un arrenda­miento operativo (arrendamiento puro, o alquiler, o arrendamiento sin opción de compra), siempre y cuando se cumplan los plazos con­sagrados en el numeral 1 del artículo 127-1 del Estatuto Tributario, a saber:
 
  • Inmuebles, cuyo plazo sea igual o superior a 60 meses.
  • Maquinaria, equipo, muebles y enseres, cuyo plazo sea igual o supe­rior a 36 meses.
  • Vehículos de uso productivo y equipos de computación, cuyo plazo sea igual o superior a 24 meses.
 
Este beneficio aplica para los contratos celebrados hasta el 31 de diciembre de 2011.
 
No podrán regirse por el numeral primero del artículo 127-1 del Es­tatuto Tributario los contratos de arrendamiento financiero: de in­muebles, en la parte que corresponda a terreno, cualquiera que sea su plazo; los contratos de leaseback, cualquiera que sea el activo fijo objeto de arrendamiento y el plazo de los mismos; los contratos sobre activos previstos en el numeral 1º cuyos plazos sean inferiores a los allí establecidos.
 
Para efectos fiscales y contables, la Ley 223 de 1995 dividió los contra­tos de arrendamiento financiero o leasing con opción de compra, en financieros, y los que tienen un tratamiento de arrendamiento opera­tivo. Esta diferenciación nada tiene que ver con la naturaleza jurídica de la operación, dado que siempre se está frente a un contrato de leas­ing financiero. La ley fiscal da a los contratos de leasing denominados por ella “financieros” un tratamiento contable y fiscal similar al de los contratos de crédito, al paso que a los contratos de leasing financiero, considerados por ella como “operativos”, les da un tratamiento simi­lar al del arrendamiento (sin opción de compra). Este beneficio aplica durante la vigencia del contrato, siempre que éste sea celebrado hasta el 31 de diciembre de 2011.
R/ Tasa de interés o rendimiento que el emisor paga al inversionista por un título periódicamente (mensual, trimestral o anual), sin tener en cuenta la reinversión de intereses.
R/ No, dado que es el locatario quien especifica el activo y escoge de for­ma autónoma al proveedor de acuerdo con su criterio y experiencia, de manera tal que la entidad autorizada queda exonerada de responsabi­lidad frente a los vicios o defectos del bien objeto del contrato de leas­ing. En el contrato se consagran cláusulas de exoneración de respon­sabilidad, por parte del arrendador, por los vicios o defectos que pueda tener el activo, así como también la derivada de una eventual evicción.
 
Es de anotar que, en general, las cláusulas de exoneración de respon­sabilidad por parte de las entidades autorizadas deben tener como contraprestación la cesión de las garantías otorgadas por el proveedor y/o fabricante del bien, con el objeto de que, de común acuerdo con la entidad autorizada, el locatario pueda exigir las garantías cedidas.
 
Es importante tener en cuenta que es el locatario quien indica a la entidad autorizada las condiciones materiales y financieras en que se realiza la adquisición de los bienes que desea tener para su uso, ya que es él quien conoce el servicio que le pueden prestar.
 
Así mismo el locatario es quien ha seleccionado el bien y quien conoce su destinación, el servicio que presta, sus características y calidades técnicas, físicas y de funcionamiento.
 
Teniendo en cuenta lo anterior, la entidad autorizada no asume nin­guna responsabilidad por la idoneidad del bien, sus condiciones de funcionamiento, o sus cualidades técnicas. Así las cosas, cualquier reclamación basada en las anteriores estipulaciones deberá ser pre­sentada directamente por el locatario al proveedor.
 
Es de aclarar que no se terminará el contrato. Éste continuará y el locatario deberá seguir cumpliendo sus obligaciones dentro del mis­mo.
 
Frente a las operaciones de Leaseback, como el proveedor y el loca­tario son el mismo, éste tendrá todas las obligaciones emanadas del contrato de compraventa y del contrato de leasing.
R/ Sobre los rendimientos financieros se efectúa retención en la fuente del 7%.
R/ En sentido amplio, el leasing es un contrato mediante el cual una par­te entrega a la otra un activo para su uso y goce, a cambio de un canon periódico, durante un plazo convenido, a cuyo vencimiento el bien se restituye a su propietario, o se transfiere al usuario si este último decide ejercer una opción de adquisición que, generalmente, se pacta a su favor.
R/ El día que se vence el CDT, se le avisa al cliente para recordarle que el título esta venciendo y saber si el título se cancela o se renueva.
R/ Por ser el locatario responsable por el deterioro, pérdida, destrucción y hurto del bien objeto del contrato, así como por su mantenimiento y conservación, está obligado contractualmente a mantener asegurado contra todo riesgo y hasta la terminación del contrato por el ejercicio de su opción de compra o por la restitución de dicho bien. Así mismo puede pactarse en el contrato la obligación del locatario de tomar un seguro hasta por una suma determinada contra los daños y perjuicios que el funcionamiento o la utilización del bien pueda ocasionar a ter­ceros.
 
Aunque el locatario debe pagar las primas de los seguros y sus reno­vaciones, en el contrato se puede facultar a la entidad autorizada para que contrate y/o pague las primas de los seguros a nombre y por cuenta del locatario, quien deberá cancelar estos pagos a la compañía arrendadora.
 
La Circular Básica Jurídica, expedida por la Superintendencia Fi­nanciera, faculta a las entidades autorizadas para tomar un seguro por cuenta propia para proteger exclusivamente su interés; en caso de presentarse un siniestro, el pago de la indemnización no libera al locatario de las obligaciones emanadas del contrato, porque éste no participa ni de los derechos ni de las obligaciones del seguro.
 
Por tener la calidad de propietaria del bien, la entidad autorizada debe ser la beneficiaria de los seguros en los contratos de leasing.
R/ Si en ARCO Grupo BANCOLDEX ofrecemos un servicio personalizado, con el cual podemos ir hasta su lugar de trabajo o vivienda, por los documentos requeridos para la apertura de los CDT ' S.
R/ El responsable de los daños o perjuicios de las cosas inanimadas es su guardián, o sea quien tiene sobre ellas el poder de mando, dirección y control. En consecuencia, aunque en los contratos de leasing la en­tidad autorizada es la propietaria del bien, la tenencia y la guarda del mismo corresponden al locatario y, por consiguiente, es él quien debe responder por los perjuicios que cause el bien a terceros.
R/ Si. Para el cobro del CDT se debe traer el título original, ya que es un título valor y se debe presentar el original para poder ser cancelado.
R/ El locatario es el responsable de reparar el bien, así como también de los deterioros y la pérdida del mismo.
 
Los repuestos que se incorporen al bien pertenecen al arrendador. Además, siempre se exige que las reparaciones o adiciones sean acordes con las prescritas por el fabricante (y/o proveedor) a efecto de prevenir alteraciones que pudieren llegar a afectar el adecuado funcionamiento del bien.
 
En consecuencia, en el leasing el riesgo de deterioro, pérdida o destrucción del bien es transferido del propietario (y/o acreedor) al locatario.
R/ Dadas las características legales del contrato de leasing financiero, el cumplimiento de obligaciones recíprocas debe darse durante el plazo acordado, de tal forma que el ejercicio de la opción debe realizarse al finalizar dicho plazo. No obstante, las partes pueden acordar su ter­minación anticipada, en cuyo caso deben estipularse las condiciones a que estaría sujeta dicha terminación.
 
Vale la pena comentar que la propia Superintendencia Financiera ha conceptuado que “en el contrato de leasing el plazo juega un papel fundamental pues su determinación consulta y obedece al interés de ambas partes de manera que los derechos a él sometidos, no son exigibles antes de su vencimiento. Así las cosas, ninguna de las par­tes puede ampliar o restringir unilateralmente el plazo fijado para la ejecución del contrato sin asumir las consecuencias que acarrea su incumplimiento” (Superintendencia Financiera, consulta, oficio 95042561-1 del 18-08-96).
 
Así mismo, en el contrato de leasing se deben pactar las consecuen­cias que pueden surgir en el evento de su terminación anticipada.

Siéntase Libre de Contactarnos

Tenemos un grupo especializado de asesores que están disponibles para solucionar cualquier inquietud de nuestros productos y servicios, no dude en escribirnos o contactarse con nosotros; en el siguiente link encontrara toda la información necesaria.


contáctenos Le llamamos